CUIDADO FACIAL LAVERA;         para pieles maduras (a partir de los 45)

¡Descubra la gama de productos Cuidado revitalizante de lavera!

Con el paso del tiempo, las glándulas sebáceas tienden a producir menos grasa y nuestra piel se seca. La gama de productos Cuidado revitalizante de lavera aporta una hidratación adicional y cuida de las pieles maduras con la ayuda de componentes naturales, como arándanos y aceite de argán. Un repaso rápido a las características de las pieles maduras:

  • Pérdida de elasticidad y firmeza
  • Reducción de la densidad de la piel
  • Rotura del tejido conjuntivo
  • Proceso de regeneración celular más lento
  • Sequedad en aumento
  • Formación de arrugas y manchas de la edad

PARA UNA PIEL RADIANTE

CON ACEITE DE ARGÁN ORGÁNICO

Cuando llegamos a los 45, la piel madura empieza a perder su capacidad de hidratación y el proceso de regeneración celular comienza a frenarse. Pueden empezar a aparecer las primeras manchas de la edad y la piel va perdiendo elasticidad. La crema antienvejecimiento revitalizante de lavera reduce las arrugas y suaviza visiblemente el cutis. Además, ofrece un cuidado hidratante completo para pieles maduras gracias a sus componentes orgánicos, como el aceite de argán, los arándanos y el fitocolágeno.

El aceite facial regenerador proporciona un cuidado altamente nutritivo para pieles maduras. Este producto facial, embellecedor e hidratante, contiene aceites naturales antienvejecimiento de alta calidad, como aceite de argán, de almendra y de albaricoque. Además, reducen las arrugas y proporcionan al cutis un aspecto liso y radiante.

Consejo: Mezcle una gota del aceite facial con la crema hidratante de día de lavera.

CONSEJOS PARA EL CUIDADO

Masaje facial con la crema revitalizante de noche de lavera 

Recupere la energía en un santiamén: Las técnicas de masaje específicas ayudan a estimular el flujo sanguíneo de la piel del rostro, a reafirmar los contornos faciales y a suavizar los rasgos de la cara. Al aplicarlas con frecuencia, estas técnicas activan el proceso de regeneración de la propia piel. Realice un masaje con ligeros movimientos en espiral; comience por el centro de la frente y vaya alejándose hacia las sienes. Vuelva a colocar los dedos en el centro de la frente y repita el movimiento dos veces más mientras aplica una ligera presión. Cierre los ojos. Apriete el dedo corazón o el anular contra la parte más profunda de la esquina interior del ojo durante tres segundos. Ligeramente, mueva el dedo dos veces en círculo alrededor del ojo. Realice presión en las sienes tres veces, en intervalos de cinco segundos. Coloque el dedo corazón y el anular de la mano derecha en el punto entre el puente de la nariz y las cejas. A continuación, deslícelos hacia abajo por la parte izquierda hasta el final de la nariz. Repítalo cinco veces. Acto seguido, cambie de lado y realice un masaje en la parte derecha de la nariz con el dedo corazón y el anular de la mano izquierda. Repítalo cinco veces también.

PRINCIPIO ACTIVO
PRODUCTOS RECOMENDADOS CUIDADO
PRODUCTOS RECOMENDADOS LIMPIEZA
Volver
arriba