RUTINA DE CUIDADO 24 H - PARA UNA PIEL BONITA EN TODO MOMENTO

Por qué debería atender a las necesidades de su piel

Cuidados de día y de noche: La diferencia

¿Se encuentra usted también entre ese grupo de mujeres que tienen distintos tubos y botes de crema para el cuidado facial de día y de noche?, a veces, ¿no se pregunta también si no bastaría con usar una sola crema?

De hecho es así. Todo nuestro organismo y, también nuestra piel, tiene su propio bioritmo. Por eso, también las necesidades de la piel de nuestro cutis son totalmente distintas de día o de noche: mientras que durante el día debemos proteger a la piel frente a los distintos factores medioambientales, como son el estrés, los rayos UVA, el polvo fino del ambiente, los cambios de temperatura, el maquillaje o el viento, por la noche, la piel tiene tiempo de recuperarse de las inclemencias del día.

Para que nuestra piel resplandezca y tenga frescor, la crema para el cuidado diario también tiene que, junto a sus propiedades protectoras, poder aportar a la piel la hidratación necesaria, estimularla y matificarla, así como darle una apariencia saludable. Durante el sueño, la renovación celular se incrementa y el cuerpo puede concentrarse por completo en la regeneración. Durante el "sueño de la belleza" pasan muchas más cosas de las que se piensa. El riego sanguíneo de la piel se reactiva por la noche y, gracias a ello, los valiosos nutrientes pueden asimilarse mucho mejor. La piel tiene tiempo de recuperarse del estrés diario y, con ayuda de una crema de noche, puede recargar energía para el día siguiente.

Perfectamente adaptado a las necesidades del cutis

Debido a esas necesidades tan diferentes, es indispensable un cuidado de día y de noche individualizado según el tipo de piel.

Incluso cuando prueban ambas cremas se nota una gran diferencia en su textura. La crema de noche es más densa y consistente que la crema de día, ya que contiene más ingredientes nutritivos para ayudar al proceso de regeneración nocturna de la piel de forma óptima. Por el contrario, la piel absorbe por completo la fórmula ligera de una crema de día. Esto está bien, ya que, ¿quién no quiere tener una tez saludable y sin brillos? Una textura grasa, que deja una película sobre la piel durante el día, puede ser molesta e incomoda. Si la crema de día se usa adicionalmente como base para el maquillaje no debería aportar grasas, para evitar que los poros queden obstruidos y se formen granos y espinillas.

RECOMENDACIONES - CREMA PARA EL CUIDADO FACIAL DE DÍA
RECOMENDACIONES - CREMA PARA EL CUIDADO FACIAL DE NOCHE
Volver
arriba