Cabello seco y dañado

Los pecados del corte y el peinado

¿Cuáles son los peores pecados del corte y el peinado? Para intentar dar con la causa de un pelo seco, deberíamos echar un vistazo al cabello en sí. El interior de cada hebra de cabello, el córtex, está compuesto principalmente queratina y representa el 80 % del pelo. El córtex está envuelto por una capa exterior, la cutícula, que consiste en una serie de células queratinizadas extendidas en capas, como las tejas de un tejado. La estructura del cabello, desde la raíz a las puntas, es similar a la de la piña. La capa exterior proporciona protección física y química al córtex contra factores externos, como cepillos, radiación ultravioleta o pinzas de pelo. Los tratamientos químicos de coloración, sobre todo los decolorantes o la permanente, pueden dañar la cutícula. Cuando esta se daña, el pelo ya no puede absorber nutrientes. La cutícula queda deteriorada permanentemente y es muy complicado repararla. Si habiendo leído esto, aún quiere teñirse el pelo, confíe en las manos de un buen profesional.

Evite el uso de planchas para el pelo o rizadores cuando sea posible y utilice un secador con protección contra el calor. Si quiere hacerle un favor a su pelo, déjelo secar al aire siempre que pueda. Asegúrese también de lavarlo a una temperatura adecuada. Si el agua está demasiado caliente, puede dañar el equilibrio natural del cuero cabelludo y hacer que su pelo tenga un aspecto desvaído. Aclararse el pelo con agua fría suaviza la superficie del cabello y le aporta un brillo natural.

 

 

Productos recomendados

CÓMO TRATAR LAS PUNTAS ABIERTAS:

Cuando el cabello está dañado, es posible que notes las puntas abiertas. Las puntas están tan secas y porosas que empiezan a quebrarse. Los champús y los acondicionadores hidratantes diseñados especialmente para cabellos secos y dañados contienen nutrientes que mejoran la estructura del pelo y reparan algunas de las puntas abiertas. Si sus puntas están abiertas, recuerde utilizar limpiadores no agresivos para el pelo. Use una gota de champú y aplíquela sobre el cuero cabelludo. La espuma debería bastar para limpiar las puntas del cabello durante el aclarado. Recomendamos utilizar un champú suave con efecto hidratante sin silicona.

Trate el pelo húmedo con cuidado, ¡es muy frágil! Utilice siempre acondicionador después de lavarse el cabello para que sea más fácil de peinar y desenredar. Aplíquese un tratamiento acondicionador en profundidad que penetre en el cabello y le aporte el grado de nutrición necesario de vez en cuando, sin abusar. Recuerde que lo mucho cansa (y lo poco agrada). Un pelo demasiado tratado adquirirá un aspecto lacio y graso rápidamente.

Si sus puntas ya se han abierto, ningún tratamiento acondicionador las reparará por completo, independientemente de la cantidad utilizada. Lo mejor que puede hacer es acudir a una peluquería lo antes posible; si no, el cabello podría seguir abriéndose y hacer que su peinado tenga un aspecto encrespado y descuidado. Retocarse el pelo cada seis u ocho semanas ayudará a mantener la salud y el buen aspecto del cabello durante más tiempo.

Rosa silvestre y proteína de guisante vegetal: la combinación perfecta para cabellos secos y dañados

Los extractos de rosa silvestre se combinan con la innovadora proteína de guisante vegetal en los productos Cuidado y reparación del cabello: hidratan, suavizan y reparan la estructura capilar.

Nuestro nuevo principio activo, la proteína de guisante, supone una auténtica revolución en el cuidado capilar de lavera. Esta proteína, que proviene de la planta del guisante, es 100 % de origen vegano. ¿Qué tiene de especial este ingrediente tan innovador y cuáles son sus efectos? La proteína de guisante es una combinación de principios activos que se componen de péptido y extracto de guisante. Ayuda a que el cabello reciba exactamente el grado de hidratación que necesita. El pelo se vuelve más suave y sedoso y es más manejable, tanto si está húmedo como si está seco. Además, es más sencillo de moldear y peinar. La fórmula activa está diseñada de tal manera que las moléculas se unen a la superficie dañada del cabello y crean un sello que genera una sensación suave y sedosa. ¡Sin silicona!

La flor de la rosa silvestre contiene más de 400 componentes; los más utilizados: los aceites esenciales, los lípidos, las resinas y las ceras. El extracto de rosa silvestre natural proporciona hidratación y suavidad, y repara la estructura del cabello. Además, la rosa silvestre natural aporta un efecto calmante y tonificante a la piel del cuero cabelludo. El pelo se vuelve más suave y sedoso y es más manejable, tanto si está húmedo como si está seco. Además, es más sencillo de moldear y peinar.

Aceite de almendra natural y aceite de nueces de Macadamia: la combinación perfecta para el cabello muy seco

El aceite nutriente de almendra natural contiene vitaminas, minerales, y oligoelementos muy importantes, además de un alto porcentaje de ácidos grasos no saturados. También contiene ácido palmítico, que se encarga de que estos nutrientes penetren en el pelo dañado y le devuelvan su textura original.

Nuestras queridas nueces de Macadamia, uno de los tipos más refinados, crean un sello que cubre el cabello dañado y proporcionan una hidratación intensiva al pelo reseco. El suave aceite de nueces de Macadamia contiene grasas nutrientes, como los ácidos grasos omega 3 y omega 6, además de ácidos linolénicos, y penetra rápidamente en el cabello.

*Desde marzo 2013 tiene vigencia en la UE la prohibición de experimentos con animales en productos cosméticos.
Volver
arriba